"En una línea el mundo se une, con una línea el mundo se divide, dibujar es hermoso y tremendo." Eduardo Chillida

1 de marzo de 2012

BOTÁNICA PARDA

Aldabonero.

Aldabonero: Aldabea batentte, árbol de la familia de las manáceas, originario de Asia Menor. Su nombre proviene del árabe hispánico aḍdabba, y este del árabe clásico ḍabbah, literalmente "lagarto", pues entre sus raíces anidan con frecuencia estos reptiles.
La esfera del fruto es comestible y puede desprenderse de la parte que llaman “mano” de modo que ésta ofrece hasta tres por temporada. La mano es muy tóxica, de lo cual proviene el dicho “no muerdas la mano que te da de comer” pero las esferas son tan sabrosas que llamar a alguien “tragaldabas” es tildarle de glotón.
Las leyendas mencionan aldaboneros mágicos capaces de sacar de manos: monedas de oro, pañuelos de seda, naipes, ramos de otras flores y hasta palomas y conejos blancos. Antiguamente se colgaban ramas de aldabonero en las puertas para propiciar la buena suerte en las viviendas, de lo que deriva la costumbre de modelar los llamadores de bronce como frutos de este singular árbol.
 

6 comentarios:

  1. Me viene muy a la mano su entrada de hoy, ya que el aldabonero viene coronado por una mantis religiosa, y ayer hablé yo de bichos en la mía y omití hasta nombrarla, ya que no las soporto ni en pintura.
    Un saludo y gracias, por la parte que me toca, por el carnet del Club de Lectura de Finis Terrae.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísima su entrada entomológica de escarabajos. La mantis sólo tiene mala prensa y poco futuro en un árbol en que viven los ḍabbah.
      Bienvenida sea la Arquera.

      Eliminar
  2. Ultimamente se ha dado el caso de modificaciones genéticas del Albadonero y mediante la manipulación del gen del movimiento de la mano se han utilizado en ayuntamientos, Consejerias, diputaciones, etc con el resultado de que la mano ya no da.....sino toma.....y así nos va.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero a estos no les haremos leyenda ni homenaje en bronce y pasarán, pasarán...¡ḍabbah! ¡ḍabbah!

      Eliminar
  3. Ufff, yo tampoco aguanto los bichos (ni siquiera los de Alawen -salvo el cochecito, claro-), pero es que la mantis me aterroriza. La última con la que tuve que enfrentarme acabó gaseada y yo, con los nervios a flor de piel.

    Una flor que, por cierto, veo que le falta al aldabonero. Claro que ya está granado.

    ¿Puedo echarle fu-fu a la mantis de tu dibujo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale fu-fu,dale ¡ja,ja,ja! No sabía que tuviera ese mal fario.

      Eliminar