"En una línea el mundo se une, con una línea el mundo se divide, dibujar es hermoso y tremendo." Eduardo Chillida

26 de agosto de 2012

Islas Inópicas


“Tuve en mis manos distintas imágenes y textos que muestran o describen faros. Entre ellos, el libro del historiador Jules Michelet cuyo título es El mar: «Cuando no luce astro alguno, el marinero sí ve éstos y le vuelve el valor al recobrar en ellos su estrella, la estrella de la Fraternidad… El faro era un ara, un templo, una columna, una torre… El Imperio Romano iluminó, de promontorio en promontorio, el Mediterráneo entero». También los pintores muestran, a veces, junto al mar, torres que lucen con un resplandor místico, llenas de nostalgia: Nostalgia del infinito es el título de un cuadro que muestra un faro solitario con dos figuras humanas, femenina y masculina, así como sus sombras alargadas hasta el infinito. Lo pintó en 1911 De Chirico. La historia de los faros en el Mediterráneo es una historia de añoranza y soledad.”

“Breviario mediterráneo” Fragmento, Pedrag Matvejević

8 comentarios:

  1. ¿Qué imaginación, al ver un faro, no se dispara pensando en la multitud de aventuras que -acaso- sucedieron? Enigmáticos, egregios, erguidos insolentes frente a la mar...amables ante la necesidad, luz, guía y esperanza.
    Amo particularmente, no hay una explicación racional, los de las costas francesas, pero me rindo ante el encanto de todos. Ante el encanto de todo aquello que me dicen sin hablar.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qúe bueno Margarita! Me has recordado el privilegio que tuve de contemplar no uno, sino ¡tres faros! hace unos años, desde una habitación de hospedería bretona. Son especiales.
      Un abrazo desde apenas 4 km. del de Matxitxako.

      Eliminar
  2. Curioso Urumo... por el día, con luz, aparece esa nostalgia... y durante la noche, se arma de vitalidad y da, realmente, sentido a su existencia.

    Me gusta mucho tu bastión marino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que sigas por aquí, pese a mis retrasos vacacionales.

      Eliminar
  3. Nunca he tenido la suerte de contemplar un faro en la realidad... las películas y los documentales son los que me han mostrado cuál es su función, cuál es su belleza, cuál es su misterio...
    Faros vigilantes que ayudan a otros a saber dónde están, a saber ubicarse y llevarlos a buen puerto...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El Camino Jacobeo de la Costa viene desde la Colegiata de Zenarruza hasta Gernika. Una vez allí, te recogeremos para llevarte a ver los DOS FAROS de Matxitxako (el viejo ruinoso y el activo). Las noches, en Mundaka, pasan bajo el rítmico haz de su luz.
    Ya hablaremos de calendarios ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya andáis por Valencia?... o seguís por el norte?...
      Un abrazo grande.

      Eliminar