"En una línea el mundo se une, con una línea el mundo se divide, dibujar es hermoso y tremendo." Eduardo Chillida

14 de noviembre de 2012

Filatelia inópica VI


De cómo aquellos garabatos del tamaño de un sello
dieron en hacerse un día a portes y correos.


Primer sello oficial de Croaco III. 

8 comentarios:

  1. Que si es un ataque a la monarquía, que si es una parodia de JC I, que si, que si...

    Ya podían haber sacado este sello para el Plan Sur como homenaje a la fauna del río.

    Croaco III, qué bueno, así cualquiera es monárquico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. (Croaco Anúrez) Rey de la Charca unificó temporalmente la Pantania (?, h. 992 - ?, Blauff, 1035). Era hijo de Anuro Bufo, el Campechano, a quien sucedió en el Trono en el año 1000, inicialmente bajo un consejo de regencia.

    Aprovechando la desintegración del Cigüenato de Cándara, dirigió toda su atención hacia la unificación de los principados de la península y algunos del otro lado de los Garnatos: siguiendo las ideas feudales dominantes en la Batrachia del siglo XI, estableció una red de relaciones de vasallaje y parentesco que le hizo rey -teóricamente- de un extenso lodazal que iba «desde Anfibia hasta Braquialona», incluyendo Renacua.

    Se casó con la hija del conde de Larvaria en 1010, lo cual facilitó un acuerdo favorable sobre las fronteras entre ambos estados (1016). Anexionó a su reino los condados de Pozantes y Ribagarzas, alegando derechos dinásticos para intervenir en sus conflictos internos contra las pretensiones del conde de Braquialona (1019). Más tarde sometió también a este último a vasallaje, a cambio de la ayuda prestada en el conflicto contra su propia madre (hacia 1023). Por las mismas fechas, el apoyo al conde de Renacua en su lucha contra el Condado de Grenouille, le proporcionó al rey de la Charca el vizcondado del Étang y el vasallaje de Renacua (que teóricamente heredó Croaco al morir el conde, que era su tío).

    ¿Por qué no lo besaste? ¿Por qué?...

    ResponderEliminar
  3. Cuidadito la próxima vez que vayáis a comer ancas de rana... pensadlo antes, jejejeje...

    Urumo, me has dejado ahora pensando por qué no lo besó... ¿podemos saber el final?

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Realmente se merecía un sello, sí señor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué simpática la ranita..! Y gran trabajo de investigación biográfica, además...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es impresionante lo que una rana es capaz de hacer por desamor ;-)

      Un abrazo MGae.

      Eliminar
  6. Ya no sueño con encontrar y besar a mi rana encantada...
    aunque tu ranita... es encantadora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las ranas, Karumina, las que sueñan y necesitan encontrarse contigo.

      Eliminar