"En una línea el mundo se une, con una línea el mundo se divide, dibujar es hermoso y tremendo." Eduardo Chillida

29 de noviembre de 2012


NEREO- No pases al salón, padre. Estamos en pleno proceso de selección de los nuevos botones y pinches.
PONTO- Ya, ya... Y no sabes cómo decirme que no se ha presentado ningún candidato ¿no?
NEREO- Como prefieras. Pasa al salón...


26 de noviembre de 2012

Filatelia inópica VII


De cómo aquellos garabatos del tamaño de un sello
dieron en hacerse un día a portes y correos.


Sello del Día por la Afinación. 

23 de noviembre de 2012

Dibujos en el mantel XIII



En los bares de menú con manteles de papel,
más allá del postre y de la poderosa corriente del café,
hay un lugar al que sólo se arriba solo
y cinglando con un rotulador:
La isla de
Mantelaria
  
¿Perdón? 
¡Ah sí! Cóbreme.
Menú y solo… Sí, sólo.
Me llevo este trozo de mantel: 


20 de noviembre de 2012

Dibujos en el mantel XII



En los bares de menú con manteles de papel,
más allá del postre y de la poderosa corriente del café,
hay un lugar al que sólo se arriba solo
y cinglando con un rotulador:
La isla de
Mantelaria
  
¿Perdón? 
¡Ah sí! Cóbreme.
Menú y solo… Sí, sólo.
Me llevo este trozo de mantel: 



17 de noviembre de 2012

Islas inópicas


“La fábula del Rey de Irlanda, que logró que Dios le regalase una isla es conocida. El Rey tenía siete hijas, pero no tenía más que seis ciudades, con lo cual una de sus hijas, la hija menor, se quedaría sin dote. El Rey le pidió a su niña que se metiese a monja, pero ella, como la niña del romance nuestro, se quería casar:
                               
Yo me quería casar
con un mocito barbero,
y mis padres me querían
monjita en un monasterio…

El Rey lloraba, y un día en que estaba más triste que de costumbre, su ángel de la guarda le puso una mano en el hombro derecho, y le habló. Le dijo que estaba seguro de que si el Rey inventaba un nombre para una isla, y a Dios le parecía que el tal nombre era hermoso, que pondría una isla en el mar que se llamase así, y que la podía dar de dote a la hija más pequeña, tan insistente en casar. El Rey lo pensó durante un año, y al final dio con un nombre,  Tirnagoescha, es decir, Tierra de los Pájaros Sonrientes. A Dios le pareció muy bien, y un día de abril apareció esa isla en las costas de Irlanda, en sus bosques volando pájaros que sabían sonreír.”


Fragmento del artículo “Fabricantes de islas” 
para El Faro de Vigo de Álvaro Cunqueiro.



14 de noviembre de 2012

Filatelia inópica VI


De cómo aquellos garabatos del tamaño de un sello
dieron en hacerse un día a portes y correos.


Primer sello oficial de Croaco III. 

11 de noviembre de 2012

ABOCETARIO


"Crusoe que se atemoriza ante una huella de pie; Aquiles atacando a los troyanos; Ulises doblando su gran arco (...), estos y otros parecidos son los momentos culminantes de la leyenda, y cada uno de ellos queda imborrablemente fijado en nuestra mente. El resto, todo el resto, podemos olvidarlo tranquilamente; podemos olvidar las palabras, por bellas que sean; podemos olvidar los comentarios del autor, que tal vez era inteligente y sincero; pero esas escenas absolutas, que dejan su sello definitivo de verdad en la historia y satisfacen de un solo golpe toda nuestra necesidad de placer y de participación, las adoptamos de inmediato en nuestro interior, y nada ni nadie podrá borrar o disminuir su efecto. Esta es, en efecto, la fuerza plástica de la literatura: la capacidad de traducir un concepto, una emoción o un carácter en un acto concreto, en una actitud externa que permanecerá indeleblemente grabado en nuestra memoria. Es lo más difícil que se puede hacer con palabras, pero cuando se consigue, el resultado es apreciado tanto por los expertos como por los niños, y nos permite rozar las vetas de la épica."


Robert Louis Stevenson

8 de noviembre de 2012

Dibujos en el mantel XI



En los bares de menú con manteles de papel,
más allá del postre y de la poderosa corriente del café,
hay un lugar al que sólo se arriba solo
y cinglando con un rotulador:
La isla de
Mantelaria
  
¿Perdón? 
¡Ah sí! Cóbreme.
Menú y solo… Sí, sólo.
Me llevo este trozo de mantel: 




5 de noviembre de 2012




Nadie emprende
este camino salvo
el crepúsculo de otoño.

Me llamarán por el nombre
de caminante.
Tempranas lluvias de invierno.
..........

Hoy el rocío
borrará lo escrito
en mi sombrero.
..........

Sólo viajero
quisiera ser llamado:
Primer chubasco.
..........

En el camino, la fiebre:
Y por mis sueños, llanura seca,
voy errante.
..........

Haikus de Matsuo Bashô


3 de noviembre de 2012

Dibujos en el mantel X



En los bares de menú con manteles de papel,
más allá del postre y de la poderosa corriente del café,
hay un lugar al que sólo se arriba solo
y cinglando con un rotulador:
La isla de
Mantelaria
  
¿Perdón? 
¡Ah sí! Cóbreme.
Menú y solo… Sí, sólo.
Me llevo este trozo de mantel: